Quiénes somos

En Arla Plast hemos desarrollado y perfeccionado las técnicas de extrusión para placas de plástico desde la década de 1960. Hemos ampliado nuestros conocimientos profesionales a lo largo de muchos años, la maquinaria, el gusto por la calidad y la voluntad de hacer siempre un buen trabajo. Nuestra experiencia le garantiza la recepción de un producto que satisfacerá sus necesidades.

La buena calidad del producto es nuestro principal objetivo como proveedor, pero no es suficiente. Gracias a la cooperación con nuestros clientes y proveedores, sabemos qué significan una alta flexibilidad, precisión en las entregas y un buen servicio; de este modo fortalecemos la confianza y las relaciones a largo plazo.

Hoy en día Arla Plast es una empresa de extrusión de placas de plástico líder en Europa. Pero no solamente eso. Porque cada día nos esforzamos en mejorar, y lo hacemos creando materiales, elaborando nuevas especificaciones de calidad y procurando reducir el impacto ambiental. Y todo con el propósito de llegar a ser su mejor socio a largo plazo.

Actualmente contamos con 250 empleados en Arla Plast y con una representación en 30 países distintos. Nuestra facturación es de unos 800.000.000 SEK.


Götakanal Foto Petter Alfsson Thoor
110823_Arlaplast_6996-copy


Nuestra producción

Nuestras tres plantas de producción están situadas en Suecia y la República Checa. Disponemos de 15 líneas de extrusión para fabricar las placas de plástico y los productos multicapa.

Calidad y flexibilidad son dos palabras clave en nuestra producción. Esta depende, en general, de unos pedidos de cliente concretos. Para agilizar el proceso, cambiamos rápidamente el tipo de placas entre los ciclos de producción. Nos esforzamos en satisfacer las necesidades específicas de cada cliente en cuanto al producto, el embalaje, la textura superficial y el método de distribución.

En Arla Plast somos expertos en el proceso de extrusión de placas de plástico.

 

El proceso, en síntesis

extrusion

El material se introduce por el orificio y entra en contacto con el husillo. El husillo giratorio impulsa hacia adelante las bolitas/gránulos de plástico, introduciéndolos en el cilindro calentado. La temperatura de extrusión deseada rara vez equivale a la temperatura predeterminada del cuerpo de la extrusora debido al gradiente de temperaturas debido a la viscosidad y otros efectos. En la mayoría de los procesos, se fija el perfil de calentamiento para la extrusora en el que tres o más zonas de calentamiento controladas independientes aumentan la temperatura de forma gradual, y la óptima es sobre unos 270 Cº, desde la parte trasera a la parte delantera. De este modo los gránulos de plástico se funden poco a poco al pasar por el cilindro, lo que reduce el riesgo de sobrecalentamiento y, por tanto, la degradación del polímero.

El material pasa por un filtro, donde se eleva la presión, y a continuación mediante una bomba es introducido en una boquilla de dos metros de ancho (hilera o cabeza de extrusión). Para obtener placas, el flujo de material se desliza por unos rodillos para que adopte el grosor adecuado. La distancia entre los rodillos, combinada con la velocidad de la masa, determina el grosor. Al pasar por los rodillos, el material se transforma en placas y se enfría. Luego la placa se corta según la longitud adecuada y se aplica un recubrimiento de protección por un lado o por ambos.

Las placas a menudo se fabrican con distintas capas de material plástico que son el resultado de la utilización de varios husillos a la vez (coextrusión). De esta forma podemos usar plásticos reciclados en el centro de la placa y cubrirlos con material nuevo. También es posible usar esta técnica para añadir una fina capa de partículas protectoras contra la radiación UV sobre la placa o bien para aplicar una capa final de acrílico en una placa de ABS. Existen numerosas posibilidades para adaptar la estructura de la placa a las exigencias del cliente.

El tratamiento de los colores de las placas extruidas es un área de especialización de Arla Plast. Mediante la mezcla de gránulos de color (mezcla madre) con la resina normal, fabricamos placas de color tanto opacas como transparentes. Disponemos de un avanzado laboratorio de color para medir y analizar la consistencia y las desviaciones del color.

Además de la extrusión de placas, también ofrecemos los servicios de corte y reparto.

 





Calidad con personal capacitado

Se necesitan años para llegar a ser un técnico de extrusión experto. Para garantizar una  producción óptima, disponemos de un laboratorio bien equipado donde se pueden llevar a cabo pruebas y análisis. También utilizamos una sala con una calidad óptica especial para medir las dioptrías de distorsión de las placas de policarbonato transparente y las de PETG y garantizar una óptima calidad.

Es todo un reto mantener el tono de color entre diferentes lotes de fabricación. Hemos desarrollado un laboratorio de color para medir, analizar, mejorar y regular el color.

Labb2886




La historia de Arla Plast

Arne Larsson, fundador de Arla Plast, empezó lo que se convertiría en una de las principales empresas de extrusión de materiales plásticos en Europa: Arla Plast.

Arne trabajaba de gerente de tienda para un distribuidor de Scania en el norte de Suecia. Dejó este puesto de trabajo seguro para crear su propia empresa. El mayor reto para la industria de la automoción era la corrosión, y Arne en seguida se percató de las posibilidades que ofrecía sustituir la fina plancha de acero por plásticos reforzados con fibra de vidrio.

Para sortear el monopolio de ventas de los fabricantes de automóviles, Arne empezó vendiendo al mercado emergente de accesorios y recambios de coches.

La cuestión era: ¿dónde debía emplazarse la nueva empresa? En otoño de 1968 Arne visitó varias ubicaciones posibles, entre ellas, Borensberg, en Ostrogotia. La comuna de Borensberg tenía interés en atraer este nuevo negocio, y el magnífico paisaje fue clave para la decisión. Arne y su familia se trasladaron de Norrbotten, en el norte de Suecia, a Borensberg, al sur del país.

A raíz de nuevos avances en los productos, el ABS sustituyó los plásticos con fibra de vidrio. Arne empezó a comprar ABS de Formaterm en Virserum.

En 1973 Arne adquirió la primera máquina extrusora de ABS para fabricarlo él mismo. Este fue el inicio de Arla Plast como fábrica de extrusión. Andrénplast en Gotemburgo fue uno de sus primeros clientes. Todavía hoy es uno de los principales clientes de Arla Plast, lo que demuestra la importancia de las buenas relaciones a largo plazo.

Saab fue uno de les primeros clientes que adquirió parte del vehículo Saab 99 Turbo. Sin embargo, el primer invierno de frío intenso causó problemas en los alerones delanteros, ya que el ABS se agrietaba con frecuencia.

Anne se embarcó en la búsqueda de otro material más resistente, y descubrió el policarbonato (PC), un material plástico que es prácticamente irrompible.

Arne empezó a extrudir PC negro con la única extrusora de que disponía, una máquina Mapo. Si bien la calidad del producto de esta línea no se aceptaría en el mercado actual, aquella producción temprana supuso una valiosa experiencia para extruir PC y productos afines. La Mapo se vendió más adelante y fue sustituida por una máquina mejor.
En 1993 Kenneth, el hijo de Arne, se incorporó a la empresa. Durante la década de 1990 la empresa creció rápidamente. Se crearon muchos mercados a la vez que se realizaban fuertes inversiones en Borensberg. La primera fábrica fuera de Suecia se construyó en el año 2005 en Kadan, en la República Checa.

Arne (2)
Bilskärm1
Första extrudern




Reciclado de material

Hace treinta años Arla Plast fue pionera en el concepto del reciclado al recuperar los residuos de poliestireno y ABS de nuestros clientes e utilizarlos para fabricar nuevas placas. Las placas se fabricaban mediante la implantación del proceso de coextrusión. El material virgen fue coextruido por la parte superior e inferior de la placa con material reciclado en la parte intermedia de esta.

Hoy en día esta técnica es muy utilizada en nuestra industria. En Arla Plast hemos desarrollado el proceso de reciclado a lo largo de muchos años, y nuestro firme propósito es seguir reciclando material con frecuencia a fin de reducir al mínimo el impacto medioambiental.

Reciclar residuos plásticos supone una reducción de los costes para nuestros clientes, a la vez que se reduce al mínimo la cantidad de residuos. Nuestro lema es el de “residuo 0”. Arla Plast pretende minimizar los daños medioambientales. Incluso los pequeños avances pueden tener grandes repercusiones. En la planificación de inversiones futuras, aplicamos un “principio de sustitución”, por el que las técnicas novedosas y más respetuosas con el medio ambiente sustituyen las antiguas.

DSC_2016
Arlacyckel




Certificados de Arla Plast

Arla Plast AB posee los certificados de calidad, medio ambiente y entorno laboral según las normas ISO9001, ISO 14001 y AFS 2001:1. Cumplimos normativas de alta calidad en la producción de PC, PETG y ABS.

Pinche en los siguientes enlaces para visualizar nuestros certificados en PDF.

AFS 2001:1

ISO 9001 – 14001

ISO 14001 LL-C

OHSAS 18001 LL-C

ISO 9001 LL-C

 

Environmental product declaration – electricity 170101-191231